facebook

Concepción Beistegui #1702 Esq. Petén, Col. Narvarte, CDMX
55 5536 4976
contacto@spacioss.com.mx

De los Errores También se Aprende

De los Errores También se Aprende

cierre-de-ventas-15

De los errores también se aprende

 

Cualquiera que haya logrado algo en la vida debe haber pasado por cuando menos un error, pero solo si supo aprender de ellos es capaz de rediseñar su futuro y con ello nuevas formas de hacer las cosas, es importante reconocer dentro de nosotros que somos capaces de cometer errores, que no somos infalibles y que en la medida en que aprendamos de ellos, podremos ejercer una mejor forma de crecer de manera ordenada y sistemática.

 

Hay gente que pareciera no aprender nada en toda su vida por seguir atada a las viejas formas de hacer las cosas, pero en Programación Neurolingüística, tenemos una frase que te pido que analices detenidamente:

 

SI SIEMPRE HAS HECHO, LO QUE HAS HECHO,
Y NO HAS TENIDO LO QUE QUIERES,
ENTONCES…
¡CAMBIA!

 

La enseñanza más grande que nos dejan los errores, son precisamente el banco de información que se queda en nuestra historia personal al crecer, seguramente aprendiste que el fuego quema, cuando eras niño, que el chile pica y hasta te puede lastimar el estómago, cuando te enchilaste y trajiste un dolor de estómago durante un día entero, esto es aprender, se aprende viviendo lo que se dice, ejerciendo la libertad de acción que vimos en la sesión 2, pero se aprende también reflexionando sobre lo que se hizo y se obtuvo un resultado diferente al deseado.

 

Entonces se aprende de los errores, quizás el personaje que más claro tuvo esto fue Thomas Alba Edison, quien tuvo que encontrar más de 100 formas distintas de errores, para llegar al éxito de la bombilla eléctrica, recorriendo un camino que nos hubiera desesperado a más de uno y que hubiéramos abandonado, por más motivados que estuviéramos, sin embargo, su respuesta fue contundente: “Encontré cerca de cien formas distintas de saber el método equivocado”.

 

Los errores son un banco de información personal muy importante y tu recurso más valioso, de modo que cuando cometas un error y si eres muy disciplinado, escribe el proceso y los resultados que obtuviste, exigente reconocer dónde estuvo la falla y tenla siempre presente, para que obtengas la enseñanza adecuada, las siguientes son recomendaciones para el aprendizaje a través de los errores en un grupo de trabajo, pero igualmente las puedes aplicar para ti mismo siempre que las necesites.

 

Lista para aprender de los errores.
  1. ¿Cuál era el objetivo que buscábamos al iniciar el trabajo?
  2. ¿Cómo fue el primer contacto?
  3. ¿Cuáles fueron las “trabas” que encontramos en el camino?
  4. ¿Qué sentimos o pensamos, cada vez que estas “trabas”, aparecieron?
  5. ¿Cómo las superamos?
  6. ¿Qué conclusión podemos obtener?
  7. ¿Hay alguna ventaja que hayamos descubierto en alguien para manejar este tipo de “trabas”?
  8. ¿Necesitamos la ayuda de algún experto que nos asesore?
  9. Creación de una bitácora

 

De forma particular, cada punto tiene el siguiente objetivo:

 

¿Cuál era el objetivo que buscábamos al iniciar el trabajo?.

Al principio cuando el equipo planea algún proyecto es muy fácil enunciarlo, en ocasiones los problemas que se van enfrentando van haciendo que este objetivo se vaya modificando o adecuando, de modo que al final queda diferente de lo que inicialmente queríamos, es el caso del equipo de ventas que está buscando hacer un contrato con una empresa poniéndose como objetivo dar una muestra de sus productos, pero que al final terminan haciendo pequeñas ventas a departamentos que los van atendiendo, en vez de a toda la empresa. En este caso con la poca información que tenemos no podemos concluir que tan bien les fue, sino al menos abemos que se desviaron del objetivo inicial.

 

Otro aspecto importante es que en ocasiones los objetivos planteados, son más grandes de lo que se ve en el papel, de modo que la enseñanza de éste error, puede ser que aprendamos a ser objetivos al plantear metas concretas o estrategias especificas, para obtener un objetivo muy grande.

 

¿Cómo fue el primer contacto?

En ocasiones cuando un equipo de trabajo inicia una tarea comienza con mucho entusiasmo pero una negativa en el primer contacto puede minar la capacidad de resistencia de los miembros del equipo, esto es un duro revés para la Inteligencia Emocional de las personas, de modo que intentan abandonar la tarea, esto no es malo, es simplemente que quizás deban estar en otro frente del mismo equipo y seguramente el equipo tendrá mejores resultados, recordemos que debemos aprender a ser flexibles.

 

¿Cuáles fueron las “trabas” que encontramos en el camino?

Si aprendemos a hacer un Diccionario de objeciones, es posible que aprendamos a catalogar los problemas en problemas mentales y problemas reales, y diseñemos un método particular para ejercer una solución adecuada para estos casos, que seguramente aparecerán en repetidas ocasiones y que si bien no sean exactamente los mismos, al menos podremos echar mano de la experiencia, si la tenemos almacenada y lista para ser utilizada.

 

¿Qué sentimos o pensamos cada vez que estas “trabas”, aparecieron?

Es muy importante que al iniciar este nuevo proceso, sepamos las coordenadas del corazón, es decir como se mueve dentro de nosotros la experiencia y qué nos está afectando, para controlar las emociones, ante casos parecidos. Recordemos que las emociones no controladas pueden tener efectos, devastadores y que si aprendemos a anticiparnos, lograremos resultados muy positivos.

 

¿Cómo las superamos?.

A la par del punto anterior es importante tener las soluciones que les dimos o las formas en cómo nos vencieron, porque todo ello, el error y la solución, son nuestro banco de experiencias.

 

¿Qué conclusión podemos obtener?.

Esta es la parte en donde todo, cuenta; en ésta parte debemos reconocer de manera clara las enseñanzas que nos dejaron los errores y las conclusiones a las que llegamos, para poder proyectarlas en el futuro. Esta es la parte medular de esta forma de aprendizaje, porque en ella se concentra todo el proceso de reflexión a cerca de lo vivido por nosotros.

 

¿Hay alguna ventaja, que hayamos descubierto en alguien, para manejar este tipo de “trabas”?

Recuerda que cada quien ejerce cierto tipo de liderazgo, que cada quien tiene habilidades específicas que desarrolla mejor bajo presión, ¿qué podemos decir al respecto?, cuando respondamos a este punto descubriremos habilidades en los demás que quizás ignorábamos y de esta forma podemos depositar nuestra confianza como equipo, dejando en éstos frentes a aquellos que demostraron mayor pericia en su manejo.

 

¿Necesitamos la ayuda de algún experto que nos asesore?

Una de las virtudes que debemos obtener invariablemente de otros puntos, al analizar los errores; es la humildad de saber que no somos infalibles, que quizás podamos apoyarnos en alguien con más experiencia o formación específica, sobre algún área en particular. Recuerda que nuestra misión es dar resultados y que debemos echar mano de todo cuanto necesitemos, para lograrlo.

 

Creación de una bitácora

Finalmente este proceso debe quedar plasmado en una bitácora, que forme un banco de información al que podamos recurrir siempre que lo necesite la organización, no está de más saber cuales fueron los por menores de aprender a hacer alguna tarea nueva. Para casos posteriores y es la única manera de verdaderamente aprender de los errores.

 

 

 

Mándame tus comentarios y sígueme

Colaborador Spacioss: Mario Alberto Hernández

Mi pasión es la transformación de personas y empresas

Coach & Business Developer

www.mhmetacoach.com.mx

@MHMetacoach

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *