facebook
Concepción Beistegui #1702 Esq. Petén, Col. Narvarte, CDMX
55 5536 4976
contacto@spacioss.com.mx

Cambio mental en las empresas. “Nueva normalidad”

Cambio mental en las empresas. “Nueva normalidad”


Para que las empresas puedan tener resultados satisfactorios se basan en la eficacia de sus trabajadores y los resultados que estos les puedan dar.

Con la actual pandemia es imposible tener una supervisión de cada colaborador de tu empresa con la nueva modalidad de home office.
Pero… ¿para qué supervisar a tu empleado?


Como se ha estado viendo el home office puede resultar sumamente atractivo para algunas empresas, para las mujeres que laboran desde sus casas distribuyen el tiempo de manera oportuna para poder ocuparse de las tareas no remuneradas en el hogar (aseo de la casa, cuidado de los niños y demás). Pero ¿Qué pasa si comenzamos a presionar a nuestros colaboradores?

En gran parte el estrés físico y mental que las empresas ponen en sus colaboradores es aturdidor, pues mezclar el trabajo laboral con asuntos personales no es benéfico. En este contexto debemos tener en claro la diferencia entre Teletrabajo y flexibilidad de trabajo.

Pues con las medidas de salud que se están tomando, las mujeres necesitan flexibilidad de trabajo para poder ocuparse de pendientes que tienen en sus hogares.


Pero para poder lograr esto las empresas deben tener un sentido de empatía con sus colaboradoras, pues si comienzan a ver por las necesidades de ellas es cuando presentan una mejor organización y esto nos lleva a resultados más satisfactorios.

Un cambio que las empresas pueden adoptar es la distribución y acomodo de tiempos. Aquí es cuando decimos que la empatía de empresas debe entrar, pues deben concentrarse en establecer un horario diferente, porque probablemente una mujer que también labore como ama de casa, se libere de sus tareas personales en un momento diferente a su horario laboral y le convenga el “no tener” un horario y solo entregar resultados a las medidas de sus posibilidades satisfaciendo las necesidades de la empresa.

A todo lo mencionado le podemos agregar que las mujeres tienden a desarrollan un mayor estrés, fatiga emocional y física por no poder satisfacer sus necesidades laborales como acostumbraban y desempeñarse a medias con su vida personal y laboral.

El emplear una cultura organizacional basada en confianza es la mejor tarea que se puede adoptar, que los colaboradores se sientan tranquilos de realizar las actividades desde sus casas y que las mujeres no se vean frustradas por atender otras actividades.

El acuerdo debe ser mutuo, todo esto solo es el principio de  una nueva forma de trabajo, esto no debe llevar a la empresa a aprovechar para quitar prestaciones a los trabajadores, ni a los trabajadores de tener que deslindarse de algunas responsabilidades. Con la autogestión de nuestras tareas y el uso de habilitadores tecnológicos podemos continuar cumpliendo con nuestro trabajo.

En resumen, el cambio por el que tenemos que pasar de manera obligatoria por medidas de salud, es para aprovechar a sobre ponernos ante situaciones que demanden un mayor compromiso personal y laboral.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *