facebook
Concepción Beistegui #1702 Esq. Petén, Col. Narvarte, CDMX
55 5536 4976
contacto@spacioss.com.mx

Nuestra Sociedad y los Micromachismos

Nuestra Sociedad y los Micromachismos

Los Micromachismos son esas frases que a simple vista o por la cultura que tenemos son vistos con normalidad y en realidad algunas veces no nos percatamos de la ofensa que estamos dando a la otra persona y como la mujer se ve denigrada por esto.

¿Existen los micromachismos?

“Detrás de un gran hombre hay una gran mujer”, “mujer al volante peligro constante”, entre otros muchos más.

Para la RAE los micromachismos no existen pues no cuenta con una definición como tal.

Pero por el simple hecho de que la sociedad actual conozca el término MICROMACHISMOS da la pauta para la existencia de los mismos.

Nosotras definimos los micromachismos como la forma cotidiana de denigrar a una mujer de forma sutil.

Ejemplos:

  • Cuando una mujer va al baño se encuentra con cambiadores de bebé, pero en los baños de los hombres no existe o es muy raro entrar uno
  • Cuando solicitas un empleo en la solicitud viene el término “Señora” o “señorita”. Lo que se ve como discriminación porque en realidad mi estado civil no debería de afectar mi rendimiento laboral o mi estancia en la empresa.

Pero para la sociedad le es más interesante saber tu edad y tu estado civil que tus capacidades intelectuales o tu capacidad para desarrollarse en tu puesto de trabajo.

¿Feminanzis?

Caer en el estereotipo de “feminazi”, un término que se ve denigrado en la forma de pensar de una persona, pero hablar de paridad no se debe ver como feminismo, porque no se está pidiendo superioridad, se desea una equidad, lo que se pide es ser persona.

Hoy en día se nos cuestiona hasta el saber utilizar las nuevas tecnologías, que si somos mujeres logrando algo es porque tenemos el apoyo de algún hombre y entonces se les atribuyen nuestros logros.

Las mujeres exitosas no salen a relucir por méritos propios, la sociedad no nos relaciona como personas exitosas.

Se debe hacer visible lo invisible, si no educamos en equidad no vamos a ser un puente de cambio, se debe educar en equidad a hombre y mujeres.

Se debe quitar la venda de los ojos a la sociedad y dejar de volver cotidiana la discriminación por mínima que sea.

Luis Bonino acuñe a la palabra micromachismos a principios de los 90

“este término designa a las sutiles e imperceptibles estrategias de ejercicios de poder de dominio masculino en lo cotidiano, que atentan contra la autonomía femenina con la que los varones intentan poner a las mujeres su propios deseos y esto es consiente e inconsciente”.

Vemos un típico comportamiento donde la presencia femenina es reducida,  los roles pre establecidos por la sociedad son los que dan el hincapié para dar a conocer la manera de expresarse.

Socialmente los micromachismos son aceptados, pero para poner un cambio es hacerlo evidente, reconocer que existen frases que psicológicamente afectan la forma de pensar de nuestros niños.

Desde niñas imaginarnos como mujeres empoderadas en trabajos que dejen de estar estereotipados y que es posible ser una mujer líder en su trabajo y llevar una relación íntima igual de exitosa.

Porque las mujeres no tenemos que vivir con culpa, por querer ser mamá, por querer ser directora de tu propia empresa, por querer trabajar y dejara  tus hijos al cuidado de alguien más un par de horas.

Hacer evidente los micromachismos nos da la oportunidad de hacer cambios, de volar la imaginación de mujeres y aspirar a algo más, no quedarse con los estigmas de ser solo amas de casa.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *