facebook
Concepción Beistegui #1702 Esq. Petén, Col. Narvarte, CDMX
55 5536 4976
contacto@spacioss.com.mx

Paridad de Género en el Ámbito Laboral

Paridad de Género en el Ámbito Laboral

El principio de paridad es llevar el equilibrio en el ámbito público y en el ámbito privado, la plantilla de hombres y mujeres en puestos empresariales.

Debemos ver como un objetivo la paridad de género:

  • Ya que es algo que queremos alcanzar como sociedad, porque de esta manera la equidad se verá reflejada en las empresas
  • Se puede tener una visión diferente en ellas junto con otros resultados.

Se estima que buscamos la paridad en el ámbito laboral:

Porque en las universidades suele haber más mujeres que hombres, pero en el ámbito laboral hay más hombres que mujeres.

Con esto sabemos que existen factores que influyen como la maternidad, el techo de cristal y otras variables.

Las mujeres tenemos el derecho de participar, de ser tomadas en cuenta y ser escuchadas.

El atender los puntos de vista de ambos géneros nos puede llevar al éxito empresarial, debido a que no tenemos los mismos puntos de vista, ni las mismas necesidades.

Para lograr una paridad de género empresarial, debemos entender que casi siempre la mujer tiene una carrera de obstáculos, cuando decimos que las mujeres tenemos un techo de cristal es cuando enfrentamos algo que no se ve y que puede ser distinto para cada una, pero también debemos tener bien claro cuáles son esos obstáculos para poder romper con ellos, saber quién nos impone esos obstáculos: mi pareja, mi familia o yo misma.

Debemos analizar el motivo porqué en las escuelas tenemos las mismas oportunidades de estudio y en los trabajos no.

Tenemos claro que, aunque disfrutemos de poder elegir la carrera que deseamos, aún hay estigmas que nos detienen a hacerlo y además algunas veces no contamos con el apoyo para lograrlo.

Para hacer un cambio concreto se necesitaría de mucha difusión por parte del estado y de la sociedad, hablamos de las obligaciones compartidas en el hogar, de los derechos en las empresas, del respeto hacia la mujer y que a la vez la mujer se respete ante la sociedad, se cree que la biología de una mujer es el camino que le toca seguir y no debe ser así.

Debemos construir nuevas formas de pensar en las nuevas generaciones, cuando se intenta marcar el cambio, es más difícil de lograr en comunidades donde no están acostumbrados a que la mujer tenga una participación en puestos directivos.

Un ejemplo son las comunidades indígenas, aunque tengan jefas de estado, es muy difícil poder compartir ideas con los hombres de estas comunidades.

Sancionar la violencia de género en los espacios públicos.

Sabemos que para una mujer el sufrir violencia implica temor, este temor muchas de las veces lo que provoca es el no hablar de ello, o de refugiarnos en nosotras mismas.

Esta violencia de genero debe ser reclamada, y para tener la confianza de hablar, las autoridades deben hacer cumplir la ley con las sanciones correspondientes.

Tener una corresponsabilidad.

Con esto nos referimos a tareas en el hogar y en la sociedad, el hombre debe tener una corresponsabilidad en el hogar, no solo en la parte económica, también debe tenerlo en las tareas del hogar, en la crianza de los hijos, para que ambos tengan un desempeño laboral satisfactorio y puedan acceder a mayores oportunidades laborales sin sentirse culpables por aceptar ciertos puestos.

La corresponsabilidad social la podemos ejercer con el respeto, el cual debemos tener entre nosotros.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *