facebook
Concepción Beistegui #1702 Esq. Petén, Col. Narvarte, CDMX
55 5536 4976
contacto@spacioss.com.mx

La violencia de género en las empresas

La violencia de género en las empresas

Las personas que cuentan con puestos de liderazgo en empresas deben saber que en México la violencia contra la mujer está en un punto muy alto, donde son asesinadas 11 mujeres al día por el simple hecho de ser mujeres.

Con esto queremos comenzar diciendo que la violencia no es un tema que se debe normalizar, que debemos combatirla como sociedad y la equidad puede ser nuestro mejor aliado en este punto.

Hoy en día se ve que las empresas están combatiendo la violencia de género, pero por la actual pandemia esa violencia ahora se refleja en los hogares con violencia familiar y sorprendentemente se dio un aumento del 11% en toda la nación.

Todo esto afecta a un poco más de la mitad de la población, pues el 51% de la población son mujeres.

Factores fuera del trabajo afectaban a la mujer como la violencia doméstica:

  • física
  • psicológicamente

En el sector laboral las afectaba:

  • el bullying
  • el hostigamiento sexual

En los lugares de trabajo.

Estas conductas pueden ser repetitivas y se convierte en un problema para la misma empresa.

En todos los casos los empleadores tienen una obligación de cuidados con sus empleados, todo esto nos da el resultado de una vulnerabilidad y un objetivo de poder para tener como resultado la explotación sexual de otra persona.

Cualquier género puede ser afectado por violencia de género pero en mujeres y niños tiende a darse un alto número de víctimas.

Para dar una mejor calidad de trabajo o un lugar de trabajo seguro se pueden implementar medidas para la lucha contra las mismas. En una empresa el 14% de sus empleados podría estar sufriendo violencia de género.

Para las personas que tienen experiencias de violencia de género se ve reflejada en su desempeño laboral, lo que se traduce en costos significativos para las empresas.

Porque sus empleados se pueden ausentar, llegar tarde o caer en depresión que al final del día interrumpe sus actividades cotidianas y su desempeño laboral.

Por la reclusión que se tuvo que dar por tiempos de Covid-19 las personas se vieron afectadas con el estrés que esto conlleva y se puede provocar un alto riesgo de violencia.

Otro sector que va en aumento en esta pandemia es la violencia cibernética, porque son los medios que estamos utilizando y los que nos están conectando.

Los empleadores o líderes de empresas deben ocupar las herramientas necesarias poder combatir la violencia de género en las empresas.

Sumar acciones entre los diferentes actores de la sociedad, porque la violencia es multi causar. Solo así se puede notar un cambio para las mujeres y los hombres.

El cambio cultural es hacer una transición para empezar a  construir un capital humano y mirar a las mujeres como agentes potenciales económicos.

Se deben establecer metas de diversidad de género, promoviendo la horizontalidad en las empresas, se puede invertir en actividades locales para lograr un cambio desde las nuevas generación y empezar a romper estigmas y títulos de género.

Establecer protocolos para eliminar violencia contra las mujeres

  • Igualdad en las remuneraciones
  • Jornadas igualitarias por labores domesticas
  • Facilitar un balance entre la vida laboral y personal
  • Licencias de paternidad y maternidad de mismos tiempos
  • Implementar espacios para lactancia materna
  • Sistemas de cuidado en los lugares de trabajo, como lo son las guarderías
  • Incluir áreas de género, tener áreas para acompañar situaciones de violencia a través de seminarios y conversaciones

 

Muchas de las veces las mujeres que están en situación de riesgo o de violencia pierden su empleo por temas de no poder desarrollarse por completo por que se los impide la misma pareja, las empresas pueden implementar programas de apoyo para refugiar a sus colaborados y que puedan mantener sus empleos.

Una sociedad más libres de violencia se da con el respeto a los derechos humanos y eres tomada o tomado en cuenta.

Sumar iniciativas privadas y públicas para implementar políticas en las empresas donde se prevengan situación de violencia en hogares, en trayectos del hogar al trabajo y en las mismas áreas de trabajo. Promover la formación de agentes de cambio y ser incluyentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *